jueves, octubre 29Alante con las Noticias
Shadow

La ciencia del chisme (y por qué todos lo practican)

McAndrew, un experto en comportamiento social humano y chismes, explica que para prosperar en la época de los hombres de las cavernas, teníamos que saber qué estaba pasando con las personas que nos rodeaban.

“¿Quién se acuesta con quién? ¿Quién tiene poder? ¿Quién tiene acceso a los recursos? Y si no eras bueno en eso, no tenías mucho éxito”, dijo.

Los chismes generalmente tienen una connotación negativa, especialmente cuando piensas en rumores hirientes o en tabloides y en el derecho a la privacidad de una persona.

Pero en la vida cotidiana, dicen los investigadores, nuestra charla sobre otras personas tiende a ser relativamente aburrida y neutral y cumple su propio propósito único.

52 minutos de chismes al día

La mayoría de los investigadores definen los chismes como hablar de alguien que no está presente y compartir información que no es ampliamente conocida.

Y según un análisis realizado por investigadores de la Universidad de California en Riverside, la persona promedio pasa 52 minutos todos los días haciendo exactamente eso.

Sin embargo, la mayoría de nuestros chismes son inofensivos. Alrededor del 15% de nuestras conversaciones implican un juicio negativo, o lo que los investigadores llaman “evaluativo”, pero fuera de eso, la persona promedio solo está documentando hechos, como “está atrapado hasta tarde en el trabajo” o “tuvo que ir a el hospital”. Este tipo de charla neutral en realidad nos ayuda a construir amistades, comunidad o aprender información que es vital para tener una vida social, dijo Megan Robbins, profesora de Psicología de la UC en Riverside.

“Puedes establecer una relación hablando de otras personas y descubriendo algo sobre los demás en el grupo”, dijo. “Incluso para esos tipos de chismes que son evaluativos, estás diciendo: ‘Te estoy confiando esta información’”.

Aunque los chismes a menudo se estereotipan como un pasatiempo femenino, de clase baja o sin educación, Robbins dijo que todos lo hacen.

“Nuestros datos desacreditaron todos los estereotipos”, dijo Robbins. “Como especie social, tenemos que hablar de las personas. No vivimos de forma aislada, y hablamos de personas que inevitablemente a veces no están presentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *